×

¿Cuáles son las motivaciones que suelen tener los filicidas?

- 01:11 Para vivir mejor

Resulta difícil imaginar qué puede motivar a una persona a provocar activamente la muerte de uno o más de sus propios hijos. Sin embargo, algunos autores como Resnick han procurado hacer una clasificación general de los motivos que se han manifestado en diferentes casos. La investigación realizada reflejó las siguientes categorías o tipos de filicidio.

1. Filicidio altruista

Este tipo de filicidio suele producirse cuando el hijo tiene algún tipo de condición médica que le hace o se considera que le hará sufrir toda su vida, o bien padece algún tipo de enfermedad terminal. Se trata de provocar la muerte del hijo o hija como método de evitarle sufrimiento. Otro subtipo de filicidio considerado altruista por quien lo realice es el que se vincula directamente al suicidio del propio agresor. El padre o madre pretende suicidarse y considera que sus hijos no podrán vivir o que resultaría injusto abandonarlos, prefiriendo en matarlos antes de hacerlos afrontar la situación sufriente.

2. Generado por psicosis o enfermedad mental

Aunque la consideración de que las personas que realizan este tipo de actos son personas con trastornos mentales es irreal, lo cierto es que en algunos casos sí se dan filicidios en contexto de enfermedad mental. Un ejemplo es durante algún tipo de brote psicótico, en el contexto de alucinaciones o delirios en que se confunda al hijo con un posible enemigo, perseguidor, asesino, alienígena o demonio. Otra opción es que se da en mujeres con depresión postparto, siendo de especial riesgo los primeros días.

3. Hijo no deseado

Este tipo de filicidio es motivado por el hecho de que el hijo en cuestión era no deseado por parte de los progenitores o por uno de ellos, o bien por no poder hacerse cargo del menor. Técnicamente algunos autores consideran como tal al aborto, si bien el filicidio suele reservarse para hijos ya nacidos. Un ejemplo menos dudoso y controvertido y más directo es el que se produce por negligencia de las necesidades del menor o abandono de éste. No me refiero a las situaciones de aborto porque es otro tema y muy largo debatirlo cuando no hay todavía una ley que respalde tal situación.

4. Filicidio accidental

Se considera como tal el filicidio que no tenía como objetivo provocar la muerte del hijo en cuestión, pero que termina desembocando en ella. Es frecuente en el contexto de maltrato intrafamiliar o violencia vicaria (tipo de agresión sobre una persona o en sustitución de otra, la cual sería el verdadero objetivo, o de manera colateral) para doblegar la voluntad de la pareja en el caso de violencia de género. Puede ocurrir también en el contexto de una pelea.

5. Filicidio por venganza o utilitarista

La muerte del menor es utilizada como instrumento de tortura y venganza, generalmente para hacer daño a la pareja por algún tipo de daño o rechazo. Se trata de un tipo de violencia vicaria dirigida no tanto hacia el propio menor (su deceso es para el agresor lo de menos) sino con la causación de daño a otra persona.

El filicida: características habituales

El hecho de matar a un hijo no es algo, como hemos dicho anteriormente, frecuente. Sin embargo, existen ciertas circunstancias y características que pueden facilitar la comisión de este tipo de actos. Entre ellas se ha observado que muchos de los casos de filicidio se dan en personas con capacidad disminuida para la maternidad o paternidad. En algunos casos se ha dado una privación del afecto en la propia infancia del progenitor, viviendo la relación padres-hijos como algo negativo en el que no ha habido amor y posiblemente algún tipo de abusos. Otros posibles factores de riesgo los encontramos con madres y padres jóvenes, cuyo primer hijo aparece antes de una madurez compacta en sus personalidades, proyectos y convicciones y con pocos recursos económicos y sociales. Por último otro perfil distinto incluye la presencia de características sádicas y psicopáticas, falta de vinculación emocional con el menor como podría ser un proceso de alexitimia que es la dificultad tanto para identificar como para describir emociones y sentimientos, carece de afecto hacia el otro, reducida capacidad para la fantasía, problemas para diferenciar lo que son las sensaciones que experimenta su cuerpo respecto de lo que son sentimientos, emociones y uso de éste como instrumento para manipular, controlar o agredir al otro (este último perfil se corresponde también con la del maltratador).

Los tipos de violencia

No existe un único criterio para clasificar los tipos de violencia, sino varios. Los más comunes suelen partir de dos factores: el modo en el que se ejerce la violencia y el sujeto o sujetos que la ejercen. Estos dos factores son los que estructuran la clasificación de los tipos de violencia.

Clases de violencia según el tipo de agente

Les mostraré los tipos de violencia según quién inflige la agresión, independientemente de todo lo demás.

1. Violencia autoinfligida

Esta es una de las clases de violencia más estigmatizadas que existen, ya que en ellas es la propia persona la que se daña a sí misma, algo que es muy difícil de comprender desde el punto de vista del resto de la gente. En la violencia autoinfligida la persona se puede realizar cortes en brazos o piernas, se puede humillar públicamente, se puede golpear la cabeza contra superficies duras de manera repetida, etc. Es frecuente que las personas que llevan a cabo este tipo de violencia estén pasando por situaciones altamente estresantes, presentan un trastorno de la personalidad (muchas veces, el trastorno límite de la personalidad) o ambas. También es posible que la violencia autoinfligida termine desembocando en un suicidio o, mejor dicho, que sea uno de los síntomas de una dinámica comportamental, cognitiva y emocional que desemboca en el suicidio. Las heridas que alguien se ha infligido anteriormente no son en sí mismas la causa de que decida quitarse la vida. El eterno debate es que hay muchas cosas cuestionables acerca del concepto de violencia autoinfligida, ya que poner todo el énfasis de la violencia sobre el individuo puede no ser lo más indicado si su conducta es la consecuencia de la violencia que otros ejercen contra ella. Es por eso que, cuando hablamos de violencia autoinfligida, debemos tener en cuenta que detrás de ella pueden existir otros agentes que desconocemos y que son la causa de este tipo de violencia.

2. Violencia interpersonal

Este es el tipo de violencia en la que un individuo agrede a otro. En esta categoría podemos encontrar la violencia doméstica, el bullying, los casos específicos de atraco con violencia, etc. Aunque en la violencia interpersonal el causante sea un individuo (o un grupo reducido de ellos), es posible que este tipo de agresiones tengan parte de su explicación en fenómenos sociales. Por ejemplo, el consumo de drogas o la pobreza son factores muy ligados a la conflictividad.

3. Violencia colectiva

A diferencia de lo que ocurre en los tipos de violencia que hemos visto, en esta la agresión es de carácter colectivo, de un grupo o comunidad contra otro colectivo. Las motivaciones de la violencia colectiva suele ser políticas, económicas, o ideológico-religiosas. Se trata de uno de los tipos de violencia más perjudiciales, porque sus efectos negativos se pueden hacer notar en muchas facetas de la vida y, como involucra a mucha gente, es fácil que vaya degenerando hasta conducir a heridos y en ocasiones a muertos. Por ejemplo, la misma violencia que hace que algunas minorías sean vistas con desprecio por gran parte de la población suele contribuir a la aparición de agresiones físicas e incluso asesinatos. Las situaciones que favorecen la aparición de la violencia colectiva son fenómenos políticos, jurídicos y sociales, como la presencia de integrismo religioso, la discriminación sistemática de minorías, los déficits democráticos por parte de un estado, el monopolio de ciertos recursos valiosos por parte de un grupo relativamente reducido de personas, o las grandes desigualdades sociales y económicas.

Por el Lic. Mariano Vega Botter

Neuropsicólogo

Más noticias de hoy