×

A Liam Neeson le cuesta decirle adiós a la acción

- 21:29 Pura Vida

A sus 67 años, Liam Neeson sigue disfrutando de su inesperada reconversión en estrella del género con “Venganza bajo cero”, repleta de tiros y humor negro, y confesó, en una entrevista con Efe, que le encantaría rodar más películas con el director español Jaume Collet-Serra.

“Hemos hecho cuatro y lo echo de menos”, dijo el irlandés en referencia a los cuatro títulos en los que han trabajado hasta ahora: “Unknown” (2011), “Non-Stop” (2014), “Run All Night’ (2015) y “The Commuter” (2018). De hecho, en 2017 se anunció que rodarían una nueva versión del thriller español “El desconocido”, esta vez con Collet-Serra como productor.

“Es una muy buena película. Hablamos de ello tras hacer ‘The Commuter’ y creo que aún está ahí la posibilidad. Jaume tiene ahora dos bebés y está trabajando en una película enorme (Jungle Cruise) que aún está montando. Íbamos a rodar la ‘remake’ (de ‘El desconocido’), pero de momento no va a suceder”, señaló el candidato al Óscar por “La lista de Schindler’s”.

Neeson, que lleva algo más de una década sorprendiendo a propios y extraños con sus “habilidades concretas” a la hora de repartir golpes desde el tremendo éxito de “Taken” (Búsqueda implacable /2008), lanzará el día 26, en España, “Venganza bajo cero”, la versión de la cinta danesa “Kraftidioten” (2014), dirigida por el mismo cineasta, Hans Petter Moland, que ya estuvo en cartelera en la Argentina.

En esta ocasión, Neeson, que encarna a un operario encargado de quitar la nieve cerca de la localidad ficticia de Kehoe, próxima a las montañas de Colorado, ve cómo su vida se altera por la inesperada muerte de su hijo a raíz de una supuesta sobredosis. Extrañado por lo ocurrido, decide investigar por cuenta propia y descubre una turbia red de narcotraficantes.

Eso sí, este filme tiene una gran dosis de humor negro, muy en la línea con algunos clásicos de los hermanos Coen, tal y como sostiene el propio artista.

“El humor era muy importante -concedió Neeson-. No quería hacer simplemente otra película de venganza. El humor le da una dimensión diferente al género. Se inspira mucho en el cine de los Coen y puede que algo también en el de Tarantino, aunque no soy muy fan de él. Desde luego, sin el humor que tiene la película, no la habría hecho”, declaró.

En la cinta trabaja por primera vez junto a su hijo Michéal, con el que acaba de repetir en el rodaje de “Made in Italy”, concluido hace tres semanas en la Toscana. Aunque, según admitió, tuvo muchos reparos a la hora de asumir que su hijo seguiría el mismo camino que sus padres (su madre es la difunta Natasha Richardson).

“No estaba 100 % contento de que decidiera ser actor, sobre todo porque el 70 % de mis colegas en EE.UU. y Europa están sin trabajo todo el rato. Además, hay mucho rechazo. Vas a las audiciones y ves que las decisiones se toman en base al físico. Yo escuché muchas veces que era demasiado alto, demasiado irlandés, que si mi nariz estaba descolocada, que si me parecía a Michael York... Demasiadas tonterías”, sostuvo.

“Lo intenté convencer de que no lo hiciera, pero por su lado materno... Son actores desde el siglo XVIII, así que está en su sangre”, señaló entre risas.


Más noticias de hoy