×

¡Alerta!, ¡psicópata cerca!

- 08:51 Opinión

Por Bernardo Stamateas. Psicólogo. Escritor y conferencista.

Hoy en día cuando encendemos la televisión es moneda corriente encontrarnos con una persona que mató a su familia, con alguien que golpeó salvajemente a otro ser humano por una discusión de tránsito, con adultos que abusan de niños solo por placer. Y la lista podría continuar indefinidamente en todo el mundo.

Ante semejante panorama, nos preguntamos: ¿Qué es lo que despierta tanta maldad en un hombre o una mujer sin que ni siquiera demuestre ninguna clase de remordimiento? Estamos frente a lo que se conoce como un psicópata (o una psicópata) que actualmente puede ser encontrado en cualquier ámbito.

Un psicópata no es únicamente alguien capaz de asesinar a sangre fría, robar, estafar o torturar sin sentir culpa ni angustia por lo que hizo. Puede ser una persona con la que tenemos trato a diario en la escuela, en el trabajo, en la calle. Es sin duda alguien peligroso que oculta un solo objetivo: arruinarle la vida al otro.


Te recomendamos: Entendiendo la fobia social


Es importante mencionar aquí que los psicópatas no son individuos antisociales y muchos, incluso, poseen la capacidad de adaptarse al entorno y cambiar rápidamente de forma. Es por ello que se los suele comparar con los camaleones debido a su habilidad para mutar de forma.

El término psicopatear es un invento argentino y lo usamos para expresar que alguien sin escrúpulos está intentando manipular a otros con el fin de lograr alguna ventaja.

El psicópata no considera quienes lo rodean como seres humanos (y el respeto que todos merecemos) sino como objetos a utilizar y descartar para sus propios fines. Hay gente que deja al descubierto sus “psicopateadas” allí donde se mueve.

¿Cuál son los rasgos principales del psicópata?

A. Cuida una imagen que en realidad no tiene y que él mismo se ha creado. En ocasiones, aquel que parece más moral termina siendo el más inmoral. Le mostrará una “imagen falsa” al mundo porque pretende hacerles creer a los demás que está interesado en algo que, en el fondo, no le importa en absoluto. Prestemos atención a quienes cuidan su imagen excesivamente porque, casi siempre, su exterior no coincide con su interior.

B. Es incapaz de amar a alguien. No deberíamos enfocarnos en lo que los demás dicen sino en lo que hacen. No puede amar a otro ser humano (solo usarlo para sus objetivos) pero hará lo imposible para obtener finanzas y poder porque los anhela de manera enfermiza.

C. Tiene la costumbre de ofenderse con facilidad. Manipula diciendo por ejemplo: “Lo que me dijiste o hiciste ayer me dolió”. El mensaje es: “Cuidado con tus palabras y tus acciones porque me pueden lastimar”, lo cual es una actitud manipuladora, pues cada uno tiene el derecho de decidir cómo actuar, hablar y sentir.


Te recomendamos: ¿Qué hago con mi pasado doloroso?


D. Tiene el hábito de “llevar y traer”. Es decir, de hablar mal de otras personas. Cuidado con alguien que hoy habla mal de otro a sus espaldas con vos (porque mañana hablará mal de vos con alguien más!). Lleva y trae porque su oído es chismoso. 

E. Suele estar resentido y amargado. El psicópata puede llegar a ser tu mejor amigo, siempre y cuando le resultes útil a su “misión personal”. Pero toda vez que alguien le diga que no y se le oponga, intentará destruir a esa persona porque siempre se mueve en función de su agenda privada.

¿Cuál es el objetivo de todo psicópata?

Entrar en tu círculo afectivo, es decir, allí donde se encuentran las personas que amas y te aman. También donde se encuentran aquellos que has elegido como mentores y te ayudan a avanzar a un nivel superior. Y, sobre todo, quedarse a vivir con vos. ¿Cómo? Empujándote a que tu bronca hacia él, o ella, se haga carne en vos.

Por eso, el psicópata aparece en tu vida cuando el éxito golpea tu puerta. Cada vez que logres algo en la vida, muy probablemente hará su entrada el tóxico que busque relacionarse con vos para robarte la paz (y los bienes materiales también si es posible) y destruirte.

Para resumir, el psicópata es alguien egocéntrico, experto en el uso de máscaras, manipulador, observador, mentiroso, cruel, agresivo, impulsivo, ilógico, superficial, incapaz de empatizar, carente de remordimiento, muy locuaz y convincente… y todo para satisfacer sus deseos y lograr sus objetivos.


Te recomendamos: Nuestras creencias


¿Podemos deshacernos o alejarnos de un psicópata cuando ya hicimos contacto con él?

Sí, fundamentalmente mediante la indiferencia. Haciendo de cuenta que no existe. Y, en especial, prestando atención a las señales de alerta que nuestro propio ser nos da frente a este tipo de personas tan dañinas. Por lo general, cuando un psicópata entra en nuestras vidas, es porque de algún modo le hemos dado lugar sin darnos cuenta.

Nunca entres en el juego del psicópata ni le entregues lo que te pertenece solamente a vos. No dejes que dañe tu energía, tu fuerza vital, y que te intimide con su accionar. Cercá tu intimidad y escribí un cartel con letras grandes que diga: ¡PROHIBIDA LA ENTRADA!


Más noticias de hoy